Ley de Glaciares, hipotecando el Chile de las futuras generaciones

glacier-826701_640

Tener que demostrar la “relevancia hídrica” de un glaciar para evitar su destrucción parcial o total en zonas áridas y semiáridas, por decir lo menos es un absurdo.

El gobierno impone proteger bajo la figura de “reserva estratégica” los glaciares respecto de los cuales se logre demostrar su “relevancia hídrica”. A pesar del rechazo de diputados de la denominada “Bancada Glaciar” la falta de sentido común ha predominado en la votación, Léelo aquí.

¿Que tal si invertimos la lógica anterior? Invitamos a nuestras autoridades a demostrar que un glaciar carece de “relevancia hídrica” en una zona afectada por una severa “escasez hídrica”.

Cuando hablamos de escasez hídrica no es necesario mirar hacia el Norte Chico, ni siquiera hacia la V Región Norte donde muchos huertos de paltos y otras valiosas especies se han secado, no es necesario ir tan lejos, el proceso de desertificación ya llegó a la Región Metropolitana, es cosa de mirar los cerros de la cordillera de la costa cuando Viajamos de Santiago a Valparaíso por la ruta 68, los ejemplares de Quillay (Quillaja saponaria) mas grandes y antiguos que pueblan los cerros en la cuesta de Lo Prado a medida que descendemos hacia el valle de Curacaví están secos. Estamos hablando de una especie perfectamente adaptada al históricamente prolongado período seco de esta zona del país; asimismo me han comentado que en el Cajón del Maipo ocurre algo similar.

Si se demostrase que existe al menos un glaciar que carece de relevancia hídrica en las nacientes de agua del desierto más árido del planeta y los territorios aledaños, hacia los cuáles este desierto crece y se expande ¿En que podría sustentarse dicha demostración? Intentar llevarla adelante sería sencillamente un absurdo, tan absurdo como “tener que demostrar” que la conservación de los glaciares SI es relevante.

¿Qué garantías podríamos tener de que, por ejemplo en los casos en que los glaciares fuesen amenazados por proyectos mineros, tendríamos una evaluación adecuada que velara por que estas grandes masas de agua sufrieran el menor daño posible? Cuando hemos sido testigos de la espuria relación entre empresas y política ¿Como podríamos confiar en que una evaluación tan importante se haría de manera responsable?

Recordemos el caso del proyecto aurífero pascua lama en las nacientes del Huasco en la III región: Antes de comenzar la intervención del territorio, se comprometió la adecuada protección del delicado ecosistema de glaciares de alta cordillera donde se llevaría a cabo el proyecto; finalmente la empresa barrick gold, propietaria del proyecto, terminó en tribunales enfrentando múltiples infracciones por faltas medioambientales, Leelo aquí.

El ejecutivo insiste en que excepto en parques nacionales, donde si estarían protegidos los glaciares, debería demostrarse que un glaciar posee “relevancia hídrica”. El problema como ya lo abordamos en un artículo anterior que puedes leer en el siguiente enlace Ley de Glaciares en Chile, la apuesta por seguir igual es que, en la zona donde los glaciares están más amenazados, es decir en las zonas desérticas y semidesérticas de Chile, la inmensa mayoría de los glaciares no se encuentran en parques nacionales y, por lo tanto, NO se encuentran protegidos.

Las principales reservas de glaciares al interior de parques nacionales se encuentran en la patagonia, en lugares donde no hay actividades extractivas o económicas que los amenacen. Esperemos que, si se descubre que esos lugares pueden ser objeto de alguna explotación rentable, no nos digan que los parques nacionales deben generar ingresos que permitan al menos pagar por su mantención. Cuando he escuchado este argumento me he preguntado ¿que costo puede tener dejar un lugar en paz?

La nueva ley de glaciares nos está llevando a hipotecar el desarrollo de un enorme territorio de nuestro país porque -quién podría decir lo contrario- la crisis del agua llegó para quedarse ¿Dejaremos entonces nuestros glaciares al arbitrio del mercado?, eso sería apostar al caballo perdedor. Los glaciares deben ser protegidos en su totalidad, y esto debe hacerse en el marco de un programa de Manejo Integral de Cuencas.

Una sola entidad debería unificar formalmente el tema agua en nuestro país, un Ministerio del Agua, un solo interlocutor válido ante todos nosotros.

Ojalá prime la cordura y no sigamos hipotecando el futuro de Chile.

16. noviembre 2015 por Mauricio Poo
Categorías: Clima, Responsabilidad Ambiental | 3s comentarios

Comentarios (3)

  1. Siempre hay segundas intenciones detrás de estas propuestas, gracias por la explicación y por proyectar la noticia!

  2. Este miercoles se realizo la votacion en particular de la Ley de Glaciares en la comision de Medioambiente de la Camara de Diputados. Sin embargo, despues de una acalorada discusion, quedo pendiente el articulo que detalla el mecanismo institucional para su proteccion.

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados con *