Forestal Arauco no aprende

sky-647086_640

La planta de celulosa Celco, cercana a Valdivia, ha sido acusada de 11 infracciones a normas medioambientales. Ha dicho que es inocente de todos los cargos.

Puedes leer la noticia en el siguiente enlace Celco es acusada de 11 infracciones medioambientales.

Al parecer hay una lección no aprendida por parte de Forestal Arauco. Durante diez años sostuvieron no haber tenido responsabilidad alguna en el desastre ambiental que trajo como consecuencia la muerte de los cisnes de cuello negro, lamentable suceso acaecido el año 2004 en Valdivia, para lo cual inclusive esgrimieron “estudios” que los respaldaban. Cuando los tribunales los declararon culpables no les quedó más que reconocer ser los responsables. Si quieres conocer más respecto de la muerte de los cisnes, leelo en el siguiente enlace Muerte de cisnes en Valdivia.

¿Que le aporta a Celco sostener de buenas a primeras que no tiene responsabilidad alguna en lo que se le imputa ahora? Más allá del mérito de las acusaciones ¿No sería más inteligente por su parte declarar que van a poner los antecedentes del caso en manos de la justicia?, así si finalmente son declarados culpables de alguno de los cargos podrán decir que pusieron de su parte para el esclarecimiento de la situación. Tras haberse declarado inocentes en cambio, en caso de ser declarados culpables deberán dar mayores explicaciones y su posición se verá aún más feble frente a la opinión pública. Cuando todos los expertos coinciden en que la relación con las comunidades es uno de los ejes principales a considerar en este tipo de proyectos ¿Para qué exponerse gratuitamente?

Es de sentido común que declararse de buenas a primeras inocente sería coherente con una intachable conducta anterior, pero cuando ya se ha perdido la credibilidad -como es el caso- la auto declaración de inocencia suena destemplada y fuera de lugar. En un entorno donde el empresariado está severamente cuestionado a nivel país tras conocerse -y en algunos casos acreditarse- sucios contubernios entre política y empresas, esta auto declaración “a priori” de inocencia solamente puede calificarse como tontería. Al fin y al cabo entre declararse inocente y declarar que se investigará la situación y que si hay responsabilidades se asumirán (lo que en la auto declaración de inocencia también sucederá finalmente ) la única diferencia es que en el segundo caso se habría demostrado que se aprendió la lección.

Por otro lado Celco ha protestado por la mayor exigencia en la normativa de contaminantes, Leeló a continuación Celco considera nuevas normas ambientales demasiado exigentes. Da la impresión de que la empresa que hace estos reclamos fuese una que siempre ha cumplido con la normativa, y que por lo tanto se permite exigir lo que podría ser algo así como una especie de “reciprocidad” por parte de los entes que establecen las normativas. Cabe señalar que esta nueva normativa surgió a partir de la mortandad de los cisnes de cuello negro, que como dijimos antes, fue provocada por la misma empresa Celco.

Los que estén dispuestos a aprender de manera continua serán los empresarios del mañana. Los otros, los empresaurios, seguiran con su mirada pequeña, rentista y cortoplacista hasta desaparecer.

21. enero 2016 por Mauricio Poo
Categorías: Agua, Responsabilidad Ambiental | Deja un comentario

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados con *